Aprender a ser persona

Un programa propio de Orvalle con una metodología activa

Programa: Aprender a ser persona

“Aprender a ser persona” es un programa propio de Orvalle con una metodología activa, en la que los alumnos -desde los 6 hasta los 18 años- aprenden los conceptos antropológicos más importantes en dinámicas muy concretas.

¿Por qué hemos creado Aprender a ser persona?

Los alumnos de hoy reciben mensajes sobre qué es la persona y la felicidad con tal variedad, intensidad y complejidad, que resulta difícil formarles con un fundamento antropológico que integre inteligencia, voluntad y corazón.

Queremos ayudarles a que aprendan a responder a las preguntas de siempre: ¿De dónde vengo?, ¿A dónde voy? ¿Cómo ser feliz? El programa “Aprender a ser persona” tiene una base sólida que les permitirá interpretar y mejorar adecuadamente el mundo en el que viven.

Esta propuesta asume el reto de educar en un mundo líquido, concepto con el que el sociólogo Zygmunt Bauman definía la cultura contemporánea: los alumnos de hoy viven en un contexto de relativismo y ausencia de compromiso, con una sobreabundancia de información; y, al mismo tiempo, se sienten interpelados para luchar por reducir las lacras de la sociedad.

Objetivos del programa

Con este marco hemos diseñado “Aprender a ser persona”, en el que tenemos dos objetivos:

  1. Que los alumnos comprendan quién es la persona y el sentido de su existencia: el amor.
  2. Que desarrollen unas actitudes y virtudes se relacionen mejor consigo mismos y con los demás. Este desarrollo será la consecuencia de la admiración que les suscite la belleza del ser humano.

Las tres bases antropológicas en las que nos sustentamos

  1. La persona humana posee una naturaleza que no se ha dado a sí misma. Viviendo conforme a ella encuentra la felicidad y el sentido a la propia existencia.
  2. La verdad de la persona consiste en una dignidad única e irrepetible y una libertad que sólo se perfecciona a través del bien, la belleza y el amor.
  3. De la comprensión de esta idea de persona, surge una actitud ante la realidad (un modo de mirar, de sentir, de reaccionar, etc.). Estas actitudes, cuando se convierten en virtudes, proporcionan la libertad para ser auténticamente personas.

Estructura y contenidos

Se trata de un programa ambicioso de tres cursos de duración, con una periodicidad mensual. Cada trimestre del curso se trabaja un tema en las sesiones semanales que, habitualmente, se imparten a los alumnos. 

Primer año

Resulta difícil resumir en unos temas lo que es una persona, por los que hemos elegido dan respuesta al núcleo de lo que somos. Los tres primeros temas del primer curso nos revelan que la persona es dependiente, única y abierta al otro. Sino se comprende esto, no se puede comprender al ser humano y de aquí salen muchos de los problemas de autoestima que vemos en la actualidad.

Segundo año

Los tres temas siguientes están enfocados a que distingan en sí mismas lo interior y lo exterior: imprescindible para ser dueñas de sí mismas y de lo que eligen que les afecte a su sensibilidad, clave en un mundo de sobrestimulación.

Tercer año

El tercer año se refiere a lo que hace posible nuestro proyecto personal. Somos seres libres e inteligentes que, desde la comprensión de la verdad sobre sí mismos, pueden amar y ser amados y expresarlo en cuerpo y espíritu.

Este es el hilo que argumenta los 9 temas elegidos

  • Tema 1: El origen
  • Tema 2: Soy único e irrepetible
  • Tema 3: Soy único pero no el único
  • Tema 4: La intimidad
  • Tema 5: Mi cuerpo y yo
  • Tema 6: Los sentidos: la puerta de la belleza
  • Tema 7: El corazón y los afectos
  • Tema 8: Inteligencia: amor a la verdad
  • Tema 9: La libertad

Metodología y recursos

Desde hace años hemos adaptado la metodología de aprendizaje a modelos más activos. Sin embargo, aún seguimos dando la formación de una manera muy tradicional, por lo que es evidente que hace falta dar un cambio a un modelo más activo. 

Se trata de hacerles pensar y que sean ellos los que concluyen, toman decisiones y sean protagonistas de su vida. Mediante una metodología basada en un aprendizaje activo: dinámicas de grupo, actividades personales o colaborativas y casos prácticos que se desarrollan de modo activo en el aula con la participación de las alumnas, conseguiremos:

  • Transformar los conceptos teóricos en situaciones reales que lleven a las alumnas a plantearse desarrollar virtudes
  • Proporcionar experiencias estéticas que acerquen a la grandeza de la persona (a través de la música, cine, literatura) y provoquen la admiración ante la belleza del ser humano.
  • Sacar personalmente las conclusiones de cada tema.
  • Poner en práctica en el aula las actitudes que se están trabajando, con el seguimiento de la profesora encargada de curso.

Se trata de que cada PEC (Profesora Encargada de Curso) según su criterio, adapte a las necesidades de la clase tanto el contenido de los temas como las actividades propuestas para cada uno. 

El programa consta de cuatro elementos

  1. Un guión teórico de cada tema: su finalidad es proporcionar a la PEC el contexto y la fundamentación del tema que se pretende trabajar en ese trimestre. Por esto, estos guiones son iguales para todos los cursos: están pensados para la profesora.
  2. Una propuesta de actividades por etapas y cursos: se pueden realizar éstas o cualquier otra que la profesora crea conveniente.
  3. Una ficha para la preceptora en la que se señalan sugerencias sobre cómo poner en práctica cada tema: se trata de elegir lo que a cada preceptuada pueda ayudarle según sus circunstancias.
  4. Un banco de recursos: películas, artículos o vídeos que refuerzan todo lo anterior.