El sonido de los villancicos

Fecha: 03/12/2020

Se acerca la Navidad y ya suenan canciones navideñas en la radio, centros comerciales o por la calle. Pero ¿cómo surgió la costumbre de los villancicos? 

El origen de los villancicos

El Villancico, tomado en un sentido amplio y folclórico como canción de Navidad, es uno de los pocos géneros musicales tradicionales populares que ha perdurado hasta nuestros días. 

No es fácil determinar los orígenes de este género.

  • Lo que sí sabemos es que el cristianismo de los primeros siglos, muchas veces tomaba costumbres paganas y las hacía suyas. Hay opiniones que dicen que los villancicos tienen sus raíces en cantos en torno al solsticio de invierno, que coincide con finales de diciembre, momento en el que la vegetación inicia un nuevo florecer tras el otoño. 
  • Otro posible antecedente se encuentra en las Pastorelas o las Pastoradas, representaciones populares interpretadas por los pastores en el portal de las Iglesias, antes de la Misa de Nochebuena o “Misa del Gallo”. En ellas se alternaban las partes recitadas con las canciones y danzas.
  • El tema de la alegría y celebración por el Nacimiento de Jesús, se recoge en Europa en composiciones tan tempranas como “Iesus Refulsit Omnium”, (Jesús, luz de todas las naciones), que data del siglo IV, y su letra se le atribuye a san Hilario de Poitiers.
  • También gracias a San Francisco de Asís, en Italia, en el siglo XVIII se empezaron a hacer representaciones de Navidad en las que había coros que narraban la escena navideña, con lo que este género prosperó entre el pueblo.

Los villancicos en España y Portugal

La historia de los Villancicos en España y Portugal es quizá algo curiosa, pues originariamente eran ‘canciones de la Villa’, es decir, canciones populares y sus temas no eran expresamente religiosos, ya que trataban de temas rústicos y populares. Surgen al final del siglo XV y como forma musical estaban compuestos de estribillo-copla o estrofa-estribillo. Conforme avanza la historia se van introduciendo temas religiosos y son cantados en fiestas como la Navidad o el Corpus. La Iglesia los adoptó para sus celebraciones litúrgicas y tuvieron su auge en el Siglo de Oro Español, siendo Juan de la Encina uno de los más importantes compositores. 

Por su carácter popular y humorístico, y porque eran cantados en castellano, fueron muy bien recibidos cuando se empezaron a introducir en la liturgia de la Misa de Navidad.  Sin embargo, también causó polémica debido al carácter profano que se llegó a añadir a algunas de las letras, incluso los que se componían para la Capilla de la Casa Real. A pesar de todo, el género del villancico popular español, a veces un poco atrevido, pícaro y fantasioso ha sobrevivido hasta nuestros días y lo vemos en ejemplos como 'Los peces en el río', 'la Marimorena', 'El Tamborilero', etc.

Los villancicos populares

Los textos de los villancicos populares se basan en los relatos bíblicos del Antiguo y del Nuevo Testamento en torno al nacimiento de Jesús, mostrando los diferentes personajes y acontecimientos que componen la historia: Maria, José, el camino a Belén, la adoración de los pastores, la reacción del rey Herodes, etc. A veces también añadían algún tema fantasioso en torno a la temática principal o incluso incluían personajes adicionales de la época para darle un carácter satírico o humorístico. 

Desde el punto de vista popular, cabe destacar instrumentos utilizados para acompañar estas canciones, como son la flauta, el tamboril, el almirez y la zambomba. 

Los villancicos en el mundo

Pero mirando ahora hacia afuera, a otros países y culturas, es muy bonito ver como los villancicos o canciones de Navidad han ido surgiendo. Cada Villancico tiene su historia particular.

Noche de Paz

Podemos por ejemplo señalar la de uno de los más famosos cantados en todo el mundo: Noche de Paz. Su título original es «Stille nacht, heilige yach» y fue escrito, podría decirse «accidentalmente» por el sacerdote austriaco Joseph Mohr quien al ver que se había malogrado el órgano de su parroquia, la capilla de San Nicolás, ubicada en la pequeña población de Oberndorf, decidió escribir un canto que pudiera interpretarse con guitarra en la misa de gallo. Fue así como la navidad de 1818 se cantó por primera vez «Noche de Paz», actualmente traducido a 330 idiomas.

Adeste Fideles

"Adeste Fideles" (O Come all Yee Faithful, como se conoce en el mundo Anglosajón) aparece como lo conocemos hoy en su forma original a mitades del siglo 18, aunque se piensa que la letra data del siglo 13. El origen de la música no está claro. 

Joy to the World

Otro de los cantos más conocidos en los países de habla inglesa es «Joy to the World» escrito por Isaac Wats, inspirado en el salmo 98 («Cantad al Señor un cántico nuevo porque ha hecho maravillas») y cuya música se le atribuye a Federico Hendel, debido a que las partituras coinciden en varias partes del canto con su célebre obra «El Mesías».

Tu scendi dalle stelle

Por su parte, en Italia el villancico más conocido es «Tu scendi dalle stelle» (Tu bajas de las estrellas), escrito por San Alfonso María de Ligorio. Mientras que en Francia está «Il est ne le divin enfat», «Ha nacido el divino niño», traducido al inglés en varias versiones.

 

Artículo escrito por Reyes Lora, musicóloga y profesora del Colegio Orvalle