El primer paso para poder elegir tu  futuro profesional es conocerte: saber cómo eres, cuáles son tus dones, qué es realmente lo que se te da bien, con qué disfrutas, qué puedes aportar al mundo. Esta tarea no es sencilla y muchas veces requiere toda una vida.

Conocerse es un paso previo indispensable para la toma de decisiones e implica reflexionar sobre distintas áreas de uno mismo: personalidad, valores, intereses, sentimiento de competencia, situación académica actual y aptitudes.

Entre las herramientas que tienes para conocerte, la primera se encuentra cerca: tu familia, tus amigos, tus profesores y tu preceptora. Preguntando a las personas que tienes cerca podrás descubrir muchas cosas.  Es el momento de grandes conversaciones. 

Otra herramienta que te puede orientar en la elección de tu futuro profesional son los test, puesto que dan muchas pistas:

  • Pistas sobre tus aptitudes, que te indicarán si destacas en algún valor, tus puntos fuertes y tus debilidades. Resultados positivos son siempre fiables, ya que es muy difícil “engañar” a un test que tiene una alta fiabilidad y validez. En algunos casos los resultados negativos pueden ser fruto de muchas variables: distracciones, falta de motivación, escasez de tiempo, etc. Por ello, el test de aptitudes constituye sólo una herramienta más, cuyos resultados tendrás que contrastar con tus padres para analizarlos bien. 
  • Pistas sobre tu personalidad: rasgos en los que destacas y que  pueden hacer que triunfes en alguna profesión. 
  • Pistas sobre tus intereses profesionales, ayudándote a confirmar hacia dónde se dirigen tus preferencias profesionales. 

Para profundizar en estos tres puntos te ofrecemos la posibilidad de realizar tres test: 

  1. TEST DE APTITUDES: IGF5, Inteligencia general y factorial
  2. PRUEBA DE INTERESES PROFESIONALES Y VOCACIONALES IP10
  3. CUESTIONARIO FACTORIAL DE PERSONALIDAD: test de personalidad 16 PF