«PANORAMA GENERAL DE LA UNIVERSIDAD»

Categorías Áreas profesionales, Orientación

¡Ser UNIVERSITARIO!

Ángel Gómez Montoro, catedrático de Derecho Constitucional y Director del Campus de Madrid de la Universidad de Navarra, de la que fue Rector de 2005 a 2012, ofreció una conferencia en las Jornadas de Orientación Profesional sobre su visión panorámica de la universidad.

Comenzó su sesión recordándole a los alumnos que están viviendo una etapa en la tomarán una de las decisiones más importantes de su vida, en la que tendrán que escuchar a otras personas dejarse aconsejar, documentarse y, finalmente decidir con responsabilidad y sin miedo.

Asimismo, insistió en que el Bachillerato es una oportunidad para valorar, con tiempo y con los recursos necesarios, las distintas opciones y centros universitarios. Al mismo tiempo, es una etapa para luchar por conseguir la mejor nota media de Bachillerato que puedan y también para incorporar en sus vidas actividades que respondan a inquietudes e interés personales que complementen su perfil como futuros candidatos universitarios y profesionales. 

En resumen, destacó que el panorama general de la universidad hoy en día, a pesar de todo lo que se dice, sigue siendo sumamente relevante. Una cosa es que las empresas den formación, de manera específica y muy concreta; pero muy distinto y más valioso es que la universidad es el lugar donde se terminan de asentar los fundamentos de la vida. No es sólo un lugar en el que te dan un diploma, es donde consigues la amplitud de la mirada, las relaciones con otras personas, la capacidad para entender y adaptarte a los cambios, la formación del pensamiento crítico y la búsqueda de la verdad.

Como no sabemos qué empleos habrá dentro de 30 años, es fundamental tener una buena formación que nos permita adaptarnos y ser flexibles ante un futuro tan cambiante. Concretamente, destacó la importancia de realizar uno o dos grados y al menos un máster o un MBA. Ante la duda de muchos de realizar un «doble grado», explicó que tiene las ventajas de que ofrece doble formación, se tienen más contenidos y se desarrollan más habilidades y mayor capacidad de trabajo; sin embargo, tiene el inconveniente de que requiere más esfuerzo y dedicación. Si se tiene claro una proyección profesional de un grado puro, pues en ese caso recomienda hacer el título correspondiente y no doble grado. 

Acerca de dónde estudiar, resaltó que es una cuestión que debe responder a una serie de criterios. Por una parte, explicó que el punto de partida es la exigencia, calidad y experiencia de la Facultad en la que se desea estudiar. Deben tener claro que la universidad no sólo es un sitio en el que harán una carrera, sino donde crecerán como persona, abrirán horizontes y crearán vínculos humanos y profesionales en un entorno multicultural. 

Las empresas buscan perfiles muy completos, que hayan sabido enriquecer los estudios académicos con intereses culturales, con sensibilidad por el «otro», con capacidad de iniciativa y con un crecimiento integral.

Hay que decidir y sólo pueden decidir los alumnos por si mismos. Deben escuchar y dejarse aconsejar, pero deben ser ellos los que sin miedo ni presión, tomen esa decisión. Una estrategia que les puede ayudar es pensar dónde se ven o dónde no se ven cuando tengan 35 o 40 años. También es importante ser realistas con las capacidades propias y con las posibilidades de acceso que les dan sus medias de Bachillerato. 

Finalmente, destacó como ingrediente indispensable la ILUSIÓN.