Almudena Rojas, antigua alumna de Orvalle, descubrió y siguió su vocación de Carmelita Descalza

Fecha: 30/10/2015

Almudena Rojas, antigua alumna de Orvalle, ha profesado los votos temporales de Carmelita Descalza en el convento de la Encarnación de Ávila. Además de sus familiares y amigos, estuvieron invitados los sacerdotes del colegio, su preceptora y profesoras.

«Yo tenía en mente opositar para ser juez y dedicarme al Tribunal de Derechos Humanos o a la política», explica Almudena o, mejor dicho, la Hermana Almudena María de la Esperanza. «En el ámbito personal era una chica muy alejada de Dios. Era egoísta, criticaba bastante a la gente, no me sabía el nombres de las niñas con las que vivía en el Colegio Mayor», revela en este vídeo que acaba de publicarse con motivo de haber realizado sus primeros votos temporales antes de los perpetuos, dentro de tres años.

Almudena narra cómo descubrió a Dios durante sus años de universidad en Pamplona. En 2014, tras terminar la universidad, inició su vocación religiosa en el convento de la Encarnación. A mediados de noviembre tomó los hábitos en presencia de sus padres y ahora, casi un año después, ha realizado sus primeros votos temporales. El vídeo de YouTube está grabado antes de entrar en el convento de clausura. Cuentan que al principio se resistió a aparecer ante la cámara porque, como dice ella, «la vocación de carmelita es la de desaparecer». La priora del monasterio le animó a hacerlo. «Estoy acostumbrada a viajar por el mundo. Ahora lo haré a través de la oración, pero siempre desde un mismo sitio», dice. Su viaje más importante acaba de comenzar.