Parte II · Crónicas del Campo de Trabajo de 2º BACH en Lituania

Fecha: 13/06/2018

campodetrabajo orvalle lituania8

"El día 12 de junio empezamos el programa de voluntariado que realizaremos estas dos semanas. Pero como nos recordó ayer Silvia, sabemos que no hemos venido a hacer voluntariado, sino que somos voluntarias dentro y fuera del programa, en Kretinga y en Madrid.

Nos hemos dividido en grupos que acudiremos estos 12 días a seis centros distintos para prestar nuestra ayuda en distintas labores.

Los grupos más numerosos vamos a dos centros en los que viven personas de todas las edades con alguna discapacidad mental o física. Como es el primer día, nuestros campeones -así es como nos gusta llamarlos- nos han recibido con una orquesta preparadísima para celebrar la fiesta de San Antonio de Padua, patrón de Kretinga. El resto de la mañana hemos estado bailando desde canciones tradicionales hasta los hits más modernos -pero todo en lituano, claro-. Muchas podemos afirmar sin duda alguna que no hemos hecho tanto deporte en nuestra vida.

Otro grupo de voluntarias vamos a un convento de misioneras de la caridad. Como la semana que viene van a recibir a un montón de niños para un campamento de verano, nuestra función principal ha sido organizar los distintos juegos que están preparando para ellos. Hemos hecho diferentes manualidades a modo de simulacro y algunas hemos terminado creyendo que éramos nosotras las que estábamos de campamento de verano.

El cuarto grupo ha estado dando clases de inglés y acompañando a niños en un centro de día. Algunos viven en una situación familiar muy difícil y sus historias nos han impactado. Nos han explicado que el alcoholismo en Lituania es un problema que afecta a la mayor parte de las familias, que muchas veces tienen que salir adelante sin la ayuda del padre. Por ello, muchos de estos niños tienen que asumir ese

papel de figura paterna.

campodetrabajo orvalle lituania6Las futuras médicos y enfermeras del curso han ido a un hospital para ayudar en lo que se necesite, porque el personal aquí escasea. Aunque algunas nos imaginábamos protagonizando el siguiente episodio de cualquier serie de televisión de médicos, nos hemos dado cuenta de la verdadera realidad de la medicina: doblar vendas y clasificar jeringuillas.

Finalmente, el último grupo es la intendencia, las encargadas de alimentarnos cada día a la hora de cenar. El desayuno y la comida nos la preparan en un sitio cerca de la iglesia del pueblo, y está todo riquísimo, pero la cena la preparamos nosotras. Hoy concretamente, después de vaciar el Lidl, hemos preparado sándwiches mixtos y perritos con salchichas.

Estamos todas muy contentas y cada día más integradas en el país. No creo que volvamos trilingües, pero de momento nos hemos aprendido tres frases básicas en lituano. Nos ha llamado muchísimo la atención lo amable y respetuosa que es la gente aquí... Esto es todo por hoy, iki rytojaus! (hasta mañana)".

Pilar de Moya