Reflejo Tónico Simétrico del Cuello (RTSC)

Fecha: 19/02/2016

Qué es el reflejo tónico simétrico del cuello

Se trata de un "reflejo puente" es decir, a diferencia de los otros reflejos del cuello, no se forma en el útero materno ni se nace con él, sino que se desarrolla e integra antes de la etapa del gateo, para permitir que éste se produzca correctamente.

Cuándo aparece el reflejo tónico simétrico del cuello

Surge cuando los reflejos tónico laberíntico (RTL) y tónico asimétrico del cuello, ya se han integrado, es decir, durante los primeros dos meses de vida del bebé. Dicha integración se produce cuando el bebé se pone a 4 patas y se balancea quieto en el mismo sitio hacia delante y hacia atrás, dejando rodar su cabeza en el suelo.

Su importancia en el desarrollo del niño

Si el bebé no integra los RTL o RTAC (reflejo tónico asimétrico del cuello), se salta la etapa del gateo, gatea mal (culeando, arrastrando una pierna, apoyando mal las manos o levantando los pies del suelo, etc.) o lo hace durante poco tiempo, el RTSC no se desarrollará bien y no acabará de integrase, generando problemas en el desarrollo motor grueso y fino, en la lateralidad y en la visión.

Qué permite el reflejo tónico simétrico

  • Ayudar a integrar el reflejo tónico laberíntico.
  • Estando el bebé a 4 patas sobre sus manos y rodillas, cuando flexiona la cabeza (como si mirara sus rodillas) los brazos también lo hacen, sin embargo las piernas se estiran. Por el contrario, al extender la cabeza hacia atrás, los brazos se estiran y las piernas se doblan sentándose sobre los pies (como el dibujo). Así, el niño realiza el característico balanceo hacia delante y atrás, antes de soltarse a gatear, primero hacia atrás y finalmente hacia delante. Así, este reflejo prepara al bebé para el gateo y previamente para el arrastre, y desaparece cuando comienzan estas etapas motoras. Si colocamos al niño o adulto a 4 patas y le pedimos que mueva la cabeza hacia arriba o hacia abajo y ocurre lo anteriormente contado (junto con otras señales), indica que el reflejo está aún "molestando".
  • Independizar los miembros superiores de los inferiores para permitir un gateo correcto: al estirar la parte superior no se dobla la parte inferior y viceversa. 
  • Desarrolla el tono muscular de la espalda superior y del cuello.
  • Permite al bebé enfrentarse a la gravedad desde la posición a 4 patas,antes de andar, permitiéndole levantar su cuerpo del suelo, apoyándose en las manos y las rodillas desde la posición prona.

Su integración hace posible

  • Independizar los movimientos de la cabeza sobre la posición de las extremidades para permitir moverse eficazmente.
  • El desarrollo del movimiento cruzado de mano y pierna o movimiento contralateral.
  • Cruzar la línea media.
  • Junto con el gateo, el bebé desarrolla la acomodación (enfoque) y la visión binocular (convergencia cuando mira sus manos y divergencia cuando mira a lo lejos).
  • Una correcta posición de sentado en el niño o en el adulto.
  • La combinación eficaz de los sistemas vestibular, propioceptivo y visual, imprescindibles para la lectura.

Cómo saber si aún no está activo

Estas son algunas de las principales señales que nos pueden indicar que aún no está activo.

No sentarse correctamente

Como se ha comentado anteriormente, con este reflejo activo, al mover la cabeza dobla y estira los brazos y las piernas, por tanto afecta a la posición de sentado del niño (o del adulto). De forma que cuando levanta la cabeza para mirar la pizarra, los brazos se le doblan y las piernas se le estiran por debajo de la mesa. Por el contrario, cuando mira al papel para escribir o leer, baja la cabeza y en consecuencia, los brazos se le estiran y las piernas se le doblan por debajo de la silla cruzando los pies. 

Así, como esté “baile” constante es insufrible mientras por ejemplo copia de la pizarra, o cuando mira y escucha al profesor y luego escribe en su cuaderno, el niño encuentra por sí mismo una estrategia para compensarlo: sentarse mal. O se sienta repanchingado sobre la silla (tendencia a resbalar en la silla), acercando la mesa a su pecho con los brazos doblados y las piernas estiradas bajo la mesa. O echa su cuerpo sobre la mesa en la que escribe o lee, estirando los brazos y doblando las rodillas con los pies cruzados bajo ella. 

Estas son las mismas respuestas que antes se describían sobre este reflejo que crea en el cuerpo cuando está activo. Seguro que conoces personas que se sientan de estas maneras, o sobre una pierna, o sobre las dos incluso o con las rodillas dobladas, los pies en la silla y las rodillas frente a la cara, etc. El niño necesita tener las rodillas dobladas para hacer las actividades de mesa, sin que el reflejo le estorbe. Con estas posiciones incorrectas de sentado bloquea este reflejo. 

Ser diagnosticado de TDA o TDHA

Esto le hace además, que no pare de moverse en la silla buscando esa posición de bloqueo. Así, este reflejo activo es causa importante del Trastorno de déficit de atención con (TDHA)) o sin hiperactividad (TDA). A veces se cree estar ante un TDA o un TDAH, y realmente es algún reflejo que no se ha integrado aún, y que el niño con su movimiento, lo evita como puede y le hace interrumpir su atención constantemente.

No gatear ni arrastrarse

Esto provocará que en su desarrollo motor grueso se salte el arrastre y el gateo, ya que no tiene fuerza suficiente en sus manos y brazos.


 Quizás también te interese

En Orvalle impartimos una vez al mes, una sesión formativa para padres con hijos de entre dos y cinco años en la que damos voz a nuestros expertos en los más pequeños. Son sesiones breves y online, #doceminutos, en las que abordamos temas de interés como la educación emocional en la infancia, la gestión del triunfo y el fracaso o la importancia de la psicomotricidad en los primeros años de vida.

Artículo publicado en Visión y Aprendizaje

La imagen destacada de este artículo es de Unsplash (Kevin Gent)