EMPRENDIMIENTO en el II Encuentro de Orvalle Alumni y Retamar Alumni

Fecha: 12/03/2018

Ana Perals, experta en Marketing, Comunicación y RRPP y madre de Orvalle, entrevistó en directo a Clemente Cebrián, cofundador de El Ganso en el II Encuentro anual de Orvalle Alumni y Retamar Alumni.

En una conversación amena y sincera, ante una audiencia muy variada y atenta, afloraron anécdotas, consejos y confidencias muy enriquecedoras para todos.

Entre los asuntos hablados, Cebrián declaró que desde su perspectiva el emprendedor se hace más que se nace. Se va formando y la vida le va llevando siempre que sepa aprovechar las oportunidades. Explicó que emprendedor supera el concepto de empresario, es crear algo que no existía y crear un valor social con ello, bien sea a nivel de producto o de servicio. Desde su experiencia personal y rememorando sus primeros años al fundar la reconocida marca de moda, expuso que lo que les impulsó, a su hermano y a él, fue el querer crear algo nuevo, formar equipo y vínculos desde un proyecto totalmente nuevo.

Grandísimas ideas hay pocas y, si bien la idea es importante, lo fundamental es su ejecución, desarrollar una planificación detallada y una gran dedicación. El mérito real radica en hacer las cosas bien y dando los pasos adecuados.

En su caso, explicó que estudiar empresariales le ha dotado de una forma de pensar y una capacidad de esfuerzo que ciertamente te va metiendo en el camino del emprendimiento. Resultó una carrera que le ha aportado una forma específica de trabajar que ha sido clave para crear esta marca.

Acerca de los inicios de la empresa, narró que todo comenzó cuando estaban estudiando la carrera y se iban en los veranos a Londres a trabajar para cubrirse los gastos de manutención mientras aprendían inglés. Allí vieron que había mucha monotonía en la moda y que existía un nicho para explotar la originalidad y la creatividad.En los inicios todo resulta más difícil pero tienes la ilusión como motor. Entre los momentos más duros, compartió con el público que en 2006, cuando abrieron la primera tienda, fue la época más difícil, pero tenían tanta motivación y confianza, que así consiguieron salir adelante, sobre todo porque ese espíritu se contagia al resto del equipo y así todos trabajan mejor.

Entre los múltiples consejos que aportó, destacó la importancia de identificar las capacidades y carencias propias, sólo así se es capaz de dotarse de un equipo humano que complemente con diversos talentos y habilidades el engranaje para hacer funcionar la empresa. Que todos sumen.Indistintamente del tamaño de la compañía, tanto él como su hermano, consideran fundamental estar cerca de sus empleados y que realmente sean ejemplo con acciones concretas y frecuentes. Se debe procurar tener un contacto directo con todo el personal, que de una forma u otra, se sientan que realmente forman parte de la marca.

En los buenos momentos de las marcas y cuando todo parece maravilloso, es indispensable no dormirte en tu propio éxito, seguir trabajando duro día tras día. El verdadero reto es conseguir que una marca sea valorada y de forma honesta, que tengamos sentido de pertenencia y que la propia marca sea capaz de comunicar siendo fiel a su identidad.

"Nos metimos en esto teniendo muy poca idea y hemos cometido muchísimos errores", en este sentido, profundizó en que la intuición te puede llevar algunas veces por buen camino, pero es mejor construir sobre seguro, con planificación. Hay que tener claro que el emprendimiento no siempre es garantía de éxito y que no debe nacer de un afán de riqueza, sino de querer generar crecimiento económico de un país y ayudar a generar puestos de trabajo.

Por último, destacó: "Para mí el éxito en la vida es el bienestar de mi familia y de mi entorno. En el trabajo lo que más me llena es levantarme cada día sabiendo que existe armonía entre mi familia y el trabajo, sabiendo que con El Ganso estamos cuidando a más de 700 empleados, intentando hacerles la vida más feliz".