Etiquetas:

 Escuela de padres 

Ocho pautas para educar también en verano

Fecha: 24/06/2021

La profesora Margarita Pavía explicó en #doceminutos pautas para educar también en verano, a niños de entre 2 y 5 años, y no perder todo lo aprendido durante el curso escolar.

¿Qué hace un niño de entre 2 y 5 años?

Antes de explicar las pautas para educar en verano, Margarita Pavía recordó lo propio de un niño en estas edades.

psicomotricidad 1
psicomotricidad fina

1) Completar en gran medida sus habilidades motoras

Caminar, correr, saltar, chutar, lanzar, pedalear, nadar, subir y bajar escaleras etc. Tener en cuenta que algunas de estas destrezas las irán aprendiendo y adquiriendo  con soltura a lo largo de su crecimiento.

2) Mejorar sus habilidades manuales

Esto les permitirá manipular objetos más pequeños. Cogerá un lápiz, empezará a hacer puzzles, a hacer funcionar juguetes mecánicos etc.

3) Desarrollar el enguaje

Empezará a decir frases de dos o tres palabras, para terminar, haciendo frases largas en las que puede relatar, expresar sentimientos, etc.

4) Sociabilizar

En esta etapa acuden, a veces por primera vez, a la escuela infantil y empiezan a relacionarse y a jugar con sus iguales. Tampoco debemos preocuparnos cuando tienen amigos imaginarios.

Pautas para educar en verano

1) Planificar los tiempos

''Planificar los tiempos es una de las claves para educar en verano, no solo a vuestros hijos entre 2 a 5 años si no a cualquier miembro de la familia empezando por los adultos''

Margarita Pavía

Un consejo útil es hacer un horario de verano. No se trata de mantener los horarios estrictos del invierno, más bien de planificar los tiempos de descanso, actividad y tiempo libre; teniendo en cuanto una cierta flexibilidad.

Puede que tengamos que hacer diferentes horarios ya que, durante los meses no escolar, en algunas temporadas trabajarán los padres y en otras no, intervienen los abuelos u otros familiares, educadores. Se trata de adaptar los horarios a cada situación.

Dentro de ese horario es recomendable incorporar:

  • Las horas del baño
  • Comidas, meriendas y cena
  • Cepillado de dientes
  • Momento de ir a la cama. 
  • Juego.
  • Lectura.
  • Encargos.
  • Momentos familiares que son únicos: papá, mamá y hermanos.
  • Momentos para los amigos, primos, etc.

No dejar que el azar guíe el día a día ya que generará inquietud y tensión en la familia.

2) Hábitos de vida saludable

Higiene
  • Es preferible la ducha al baño y de manera diaria. Usar jabones suaves. Lavar el pelo por lo menos tres veces por semana. Hidratar la piel con cremas o aceites, y más todavía si están muchas horas expuestos al sol.
  • Acostumbrar al lavado frecuente de manos. Sobre todo, antes de comer y después de usar el baño. 
  • Cortar las uñas con frecuencia y en línea recta. 
  • Iniciar el cepillado dental. Al principio que sean los padres los que les limpien los dientes, y luego poco a poco ellos solitos.
  • En la retirada del pañal intentar crear un hábito intestinal regular. Sentar al niño en el WC unos 5 minutos diarios, a la misma hora, y preferiblemente después de una comida.
Alimentación
  • La mejor manera de enseñar a comer y qué comer es con el ejemplo. Es recomendable que todos los miembros de la familia tomen la misma comida. Equilibrada y variada. 
  • Es esencial empezar el día con un buen desayuno. 
  • Las necesidades de leche o lácteos se estiman en 500cc al día 
  • El agua, no la leche ni los zumos, debe ser la bebida principal. 
  • Elegir, dentro de lo posible, alimentos frescos y/o naturales. 
  • Evitar el “picoteo” entre horas, los alimentos no nutritivos (bollerías, snacks y chucherías) y los alimentos ricos en sal, grasas o azúcares. Reservarlo para ocasiones especiales y tardes de paseo con un buen helado.
Sueño

Cada niño duerme lo que necesita. En general, a estas edades unas 10 horas por la noche y a veces una pequeña siesta. Es mejor acostarle y levantarle siempre a la misma hora. Evitar los estímulos de última hora, sobre todo la TV. Es una buena costumbre leerle un cuento antes de dormir. Este hábito también favorecerá el gusto por la lectura. Muchos niños a estas edades tienen pesadillas o terrores nocturnos, es algo habitual.

Es fundamental que los niños duerman a diario la cantidad de horas que les corresponde según su edad. La falta de sueño puede interferir en el crecimiento del niño y puede interferir en sus capacidades de aprendizaje, concentración y motricidad.

3) Aprovechar para repasar lo aprendido

Se trata de trabajar de una manera lúdica y natural los conceptos básicos, según las edades. Además, es un buen momento para dar continuidad al aprendizaje de un segundo idioma.

3 años
  • Aprovechar para contar objetos, animales, etc.
  • Hablar del color de las cosas.
  • Ver que las cosas se parecen a las figuras: cuadrado, círculo, triángulo.
  • Descubrir los tamaños de las cosas, animales y personas, comparando unas cosas con otras.
  • Hablar de su cuerpo: partes, higiene, cuidados y prendas de vestir.
  • Observar el tiempo para aprender a apreciar la belleza.
  • Dibujar, ver y leer cuentos, con y sin ayuda, aprender poesías, etc.

Además, a esta edad son capaces de cortar con tijeras, rasgar, arrugar papel. Pintar y colorear, Hacer plastilina. Repasar caminos y figuras. Hacer dibujos y decir qué hemos hecho.  Escribir las letras de su nombre. Hacer el 1, 2, 3.

4 años
  • Números: contar objetos habituales (fruta, juguetes, toallas, camisetas…) en el día a día (cuando se guarda la ropa o los juguetes, cuando vamos a comprar…). Ver números en etiquetas, botes de crema, números de teléfonos, números de puertas, matrícula, etc. Escribirlos.
  • Hacer sumas sencillas con las cosas diarias.
  • Plástica: recortar con tijeras cosas de revistas (fotos, letras), pegar, hacer collage, plastilina, colorear con diferentes materiales, dibujar, …

Atención y memoria: adivinanzas, aprender canciones, veo-veo, …

5 años
  • Repasar lo que han trabajado en clase.
  • Realizar trabajos plásticos con distintos materiales (papeles, ceras, témpera…)
    • Adivinanzas, trabalenguas y poesías.
    • Escribir cartas sencillas, pequeñas rimas, listas de todo tipo (animales, plantas, amigos, dibujos…)
    • Repaso de sumas y restas.

4) Jugar mucho con ellos

Entre los 2-5 años se desarrollan y adquieren habilidades cognitivas, motrices y lingüísticas. Estas habilidades deben guiar la elección del juguete. 

Se han de tener en cuenta juguetes de movimientos gruesos (triciclos, bicicletas, toboganes) y finos (plastilina, mecanos, de construcción), para expresarse e imaginar (pizarras, pinturas, instrumentos musicales, marionetas, disfraces), muñecos, personajes o animalitos (familias de ellos), puzzles, y juegos de mesas sencillos para compartir.

Al mismo tiempo, debemos ofrecerles a los niños espacios en el hogar y en exteriores: en la playa o la piscina, en el campo, parques, etc., para jugar. Ahí podrán desarrollar la imitación de sus iguales, su fantasía, creatividad y el juego compartido con reglas, normas y valores .  Enseñarles también a admirar la belleza.

5) Leer y contar cuentos

Dentro del horario de vacaciones es bueno que haya un tiempo establecido para leer en familia. Además, es recomendable que la lectura no sea nunca un castigo, sino todo lo contrario, que sea una recompensa. Si desde pequeños leen serán grandes lectores el día de mañana.

Con 3 años
  • Utilizar la Biblioteca Pública.
  • Que señale los objetos de los cuentos.
  • Que cuente el cuento él o ella.
  • Que hable de los personajes.
  • Preguntarle por lo que más le ha gustado.
Con 4 años
  • Leerles
  • Dejar que sean ellos quienes nos 'lean'
  • Inventar historias, cambiarlas, dibujarlas, etc.
  • Es muy importante que todos los días se les lea un cuento.
Con 5 años
  • Seguir con el buen hábito de leerles todos los días un cuento antes de ir a la cama.
  • Es recomendable que tengan su propio espacio/'biblioteca'
  • Inventar otro final del cuento.
  • Leerles todo tipo de libros, periódicos, revistas, recetas, diccionarios, publicidad.
  • Visitar bibliotecas, librerías, Cuentacuentos.

6) Mantener pequeñas responsabilidades

Si durante todo el año tienen asignadas tareas o encargos en casa, es bueno conservarlos también en verano. Incluso se les puede pedir alguna cosa más porque ahora tiene más tiempo para hacer cosas por los demás en casa. Podemos hacerles ver que son mayores y que le necesitáis. Su ayuda en casa es importante para la familia.

Que los niños vayan adquiriendo más autonomía y hagan solos aquellas tareas que son capaces de hacer: vestirse y desvestirse, comer, ayudar en tareas de casa (recoger sus cosas, barrar, llevar el pañal, poner la mesa…,).

''Respetar los límites, este punto resulta imprescindible. Tenemos que seguir manteniendo los límites y normas establecidas en nuestra familia en aquellos logros que hayamos conseguido en nuestros hijos y para el bien familiar''

Margarita Pavía

Nosotros mismos tendemos a evadir estas responsabilidades en nuestras vacaciones y a ser más condescendientes, pero es importante que seamos conscientes de que si consentimos actitudes que normalmente no permitiríamos, no estamos ayudando a nuestros hijos y cuando volvamos de vacaciones tendremos que volver a implantar las normas, además de esos pequeños diablillos (caprichosos, inseguros, flojos…) que podemos ir creando

7) Familia tecnológicamente saludable

Evite la exposición a dispositivos o pantallas una hora antes de ir a dormir: los niños pequeños pueden sobre-estimularse debido a las pantallas y dejar de dormir el tiempo que necesitan.

Nuestros hijos están en una edad maravillosa para poder hacer uso de una tecnología saludable y eso depende de nosotros como padres. ¡Ejemplo!, no uses el móvil cuando estés jugando con un hijo. ¡Ellos son lo más importante que tenemos en nuestro proyecto de vida!

8) Crecer juntos en valores

Con 2-3 años
  • Que ayude a alguna tarea de la casa.
  • Que escuche y obedezca: tenemos más tiempo para explicarles bien las cosas.
  • También para que cumpla sus promesas y sus tareas.
  • Saludar, despedirse, solicitar “por favor”, dar las “gracias”.
Con 4 años
  • Hablar mucho con ellos de temas variados, explicándoles las cosas. Les gusta conocer el por qué de las cosas y tienen capacidad para entenderlas perfectamente, utilicemos un leguaje normal, no de bebé.
  • Darle autonomía en las actividades diarias: son capaces de hacer muchas más cosas de las que nos imaginamos.
Con 5 años

Dedicar más tiempo para estar con vuestras/os hijas/os y realizar diversas actividades juntos.

  • Que los niños vayan adquiriendo más autonomía y hagan solos aquellas tareas que son capaces de hacer: vestirse y desvestirse, comer, ayudar en tareas de casa (recoger sus cosas, barrar, poner la mesa,...).
  • Acostumbrarse a esperar, no se puede satisfacer sus necesidades o deseos en el mismo momento.
  • Hablar en voz baja y tratar de no gritar.

Pautas para educar en verano con Margarita Pavía