¿Ser Storyteller, Médico o Abogado?

Fecha: 12/03/2018

El pasado lunes 5 de marzo comenzó en Orvalle la Semana de Orientación Profesional. Este programa, organizado por el Departamento de Orientación del Colegio y dirigido a las alumnas de 4º de Secundaria, comprende cinco jornadas de conferencias y talleres con profesionales de distintas áreas, test vocacionales, sesiones acerca del horizonte universitario y visitas a instituciones de estudios superiores.

El objetivo es que las alumnas conozcan en profundidad las profesiones por las que están interesadas, mostrarles otras salidas profesionales que les resultan desconocidas y explicarles las cualidades necesarias para desarrollarse con éxito en estas áreas.

Arantza Gutiérrez Mesonero-Romanos es Orvalle Alumni y Veterinaria de carrera. Sin embargo, nos ha visitado en esta Semana de Orientación Profesional para contarnos su verdadera vocación y cómo ha reorientado su vida laboral a un mundo poco conocido para muchos: Storytelling. Lo comunmente conocido como "cuenta cuentos", tiene horizontes mucho más amplios y de gran impacto a niveles corporativos y publicitarios. Para esta experta de la narrativa, es un recurso muy rico que puede realmente cambiar el mundo. Desde su experiencia personal y profesional, enfatizó que se necesita gente con convicciones que, a través de las palabras, consigan inspirar y transformar la realidad actual. Dado su perfil laboral tan distinto, como es pasar de veterinaria a storyteller, Arantza explicó que para esta profesión no hace falta estudiar Humanidades. Sólo hace falta pasión e interés.Para contextualizar el ejercicio práctico de esta profesión, señaló que cuando las empresas no venden, se gastan presupuestos muy elevados en publicidad. No obstante, cuando al marketing le sumas el storytelling, es cuando realmente la marca consigue conectar con sus clientes. Es la forma de contarles su historia, de emocionarles, moverles a la acción y fidelizarles. También destacó que sirve como estrategia para estimular el pensamiento crítico en colectivos mediante campañas de sensibilización.

Por último, le insistió a las alumnas que para ser storyteller lo primero es escribir, todo lo que puedan, desde historias, relatos cortos, diarios hasta pensamientos. Asimismo, añadió que para construir carrera en esta área, cualquier formación en comunicación, marketing, diseño, es bueno para establecer sinergias y así enriquecer el camino profesional.

La Dra. Luisa González, anestesióloga en el Hospital de Puerta de Hierro y madre de Orvalle, ofreció una interesante sesión acerca de la carrera de Medicina.

Desde un enfoque humanista, destacó que es el ser humano quien siempre debe estar en el punto de mira a la hora de ejercer esta profesión. Ciertamente, a los medicos muchas veces se les mide por el número de publicaciones que realizan, el volumen de cirugías con éxito, el número de estudios en los que participa y congresos que dicta...sin embargo, insistió en que no se puede perfer el foco, en la medicina lo más importante es el bien del paciente.

 

Por otra parte, destacó que el trabajo en equipo es una capacidad fundamental para ejercer esta profesión. Los médicos no actúan en solitario, sino siempre en grupo, en donde cada uno de sus miembros son indispensables para el éxito de los procedimientos. Asimismo, el liderazgo, el diálogo y la empatía son otras claves indispensables en un galeno.

Por último, les explicó la importancia de escuchar atentamente al paciente, de implicarle en todo, informarle al detalle, tratarle con el mayor cariño posible y, en la medida de lo posible, evitarles el dolor físico.

Ana Sanz, abogada del Estado, explicó a las alumnas los distintos tipos de derecho que existen. Destacó que es una profesión muy versátil y dinámica, sin lugar para la monotonía y en la que se recomienda especializarse lo más posible. "No hay ningún día igual, cada día es diferente, conoces tanta gente que siempre aprendes de ellos y tienes oportunidades para transformar sus vidas" destacó la penalista.

En cuanto a sus principales dificultades, señaló que el problema principal es que su ejercicio está limitado al territorio español, puesto que las leyes internacionales tienen múltiples variantes.

“El don más preciado que tenemos después de la vida es la libertad” así declaraba Ana Sanz, inspirando a las alumnas a que es necesario tener a gente muy bien formada en el mundo del Derecho, donde hay que defender a personas que depositan su confianza en tus manos, por lo que es una carrera con alta vocación de servicio.