Etiquetas:

 Cygnus, inmersión educativa, Primaria 

Un artista mundialmente conocido visita a las alumnas de Primaria desde París

Fecha: 18/06/2024

Enseñar una materia con profesionalidad no es suficiente para un profesor. Hace falta ser maestro: contagiar pasión por aprender, ser un referente, inspirar. Para los maestros no hay barreras, por altas que sean, que no se puedan superar. 

La semana pasada lo comprobamos con Claudia Rivera, que logró acercar a las alumnas de 5º de Primaria a un artista plástico reconocido mundialmente como uno de los máximos representantes del arte óptico, manteniendo una videoconferencia con uno de sus hijos y teniendo un encuentro con su chef privada. 

Con sus ocho investigaciones, Carlos Cruz-Díez  (1923-2019) propuso concebir el color como una realidad autónoma que se desarrolla en el tiempo y en el espacio real, sin ayuda de la forma o necesidad de soporte. 

Ideólogo del cinetismo en los años cincuenta y pionero del intervencionismo urbano en los setenta, el artista plástico venezolano hizo del espacio y el tiempo su práctica, cambió para siempre la relación entre obra y espectador e inventó el arte como experiencia participativa al servicio de la sociedad.

Encuentro con el hijo de Carlos Cruz-Diez: un vistazo íntimo al legado del maestro del color

En conmemoración del Día de las Artes en el Colegio Orvalle, las alumnas de 5ºB de Primaria han estado dedicadas a explorar la vida y obra del renombrado artista venezolano Carlos Cruz-Diez. Este año, el evento se centra en la celebración del color, un tema que resuena profundamente en la obra de Cruz-Diez, quien se ubica actualmente en la posición 27 en la lista de los 100 artistas mejor cotizados del mundo, entre Henri Matisse (26) y Edgar Degas (28).

Para enriquecer su estudio, las alumnas recibieron la visita de Adriana Troli, quien fue chef privada del artista. Sin embargo, el momento más destacado fue la oportunidad de entrevistar a Carlos Cruz-Diez, hijo de artista, quien amablemente respondió a las preguntas de las alumnas, a través de una videollamada desde el taller de su padre en París.

En la imagen central se aprecian algunas de las obras en las que han trabajado las alumnas. En las otras dos fotografías se ve el recorrido por el taller de Cruz-Diez.

Un recorrido virtual por las obras del maestro del color

Durante la videollamada, Carlos ofreció a las alumnas un recorrido exclusivo por el taller de su padre. Mostró las obras actualmente en proceso de restauración, las máquinas y herramientas utilizadas por el artista, los rollos de color que forman parte esencial de su obra, y presentó al equipo de trabajo que continúa el legado de su padre.

El legado de uno de los máximos representantes del arte óptico-cinético

Carlos explicó a las alumnas que su padre fue un pionero del arte óptico-cinético. Destacó cómo su trabajo se fundamentó en la revalorización del color como una experiencia en sí misma, un fenómeno lumínico con implicaciones más allá de la interpretación cultural. También compartió aspectos personales, describiendo a su padre como un hombre cariñoso, alegre y ejemplar, tanto en su vida familiar como en su entrega al arte.

El lado más humano del artista 

Adriana Troli, quien hizo posible la sesión, aportó anécdotas sobre el lado más humano y sensible de Cruz-Diez y su familia. Destacó la humildad y sencillez del artista, quien siempre se mostró acogedor con quienes le rodeaban.

Adriana Troli, chef privado del artista venezonalo y madre de Orvalle.

Carlos Cruz-Diez, reconocido internacionalmente

Las alumnas también aprendieron sobre el impacto internacional del legado de Cruz-Diez. Sus obras se encuentran en las colecciones permanentes de prestigiosas instituciones culturales alrededor del mundo, como el Centro Pompidou en París, la Tate en Londres, el Museo de Arte Moderno de Nueva York, o, sin irnos tan lejos, en el Parque Juan Carlos I, podemos encontrar la obra que realizó en 1991, denominada‘’Fisicromía para Madrid’’

(De izqda. a dch.) Alumnas escuchan atentamente la respuesta del hijo de Cruz-Diez; en la siguiente imagen en primer plano; visita al taller.

Carlos Cruz-Diez, inspiración para las nuevas generaciones

La entrevista con su hijo y las historias compartidas por Adriana, no solo enriquecieron el conocimiento de las alumnas sobre la obra de Carlos Cruz-Diez, sino que también inspiraron un profundo respeto y admiración por un artista que supo transformar el color en una experiencia trascendental. 

Esta experiencia educativa ha dejado una huella imborrable en las alumnas, quienes tienen ahora una comprensión más profunda del impacto y la belleza del arte óptico-cinético.

Noticias relacionadas

Qué es preschool: la educación en los primeros años de vida
La educación durante los primeros años de vida y en especial a partir de los 2 años (que es preschool), por el[...]
Cómo colocar a los alumnos en el aula
Cómo colocar a los alumnos en el aula. Los tiempos cambian; es el proceso evolutivo natural de la humanidad. Sin[...]
Mi primera experiencia en la ópera
Las bodas de Fígaro, una ópera mundialmente conocida por su argumento, representación, y especialmente, por sus[...]